domingo, 18 de diciembre de 2011

Oxigen

No me mires con esa cara que me mata por dentro, como un puñal en el corazón. Quizás todo esté empezando a ir demasiado lejos.
Tu me pides que te quiera, yo te pido que no me pidas eso, porque es lo único que no puedo darte, y lo sabes, lo sabes pero lo olvidas y me lo vuelves a pedir. Yo creía que era esto lo que quería, pero me veo tan cerca y me da tanto miedo.
Me gusta ser libre, me gusta tenerte como te tengo o quizás algo más pero sin pasarnos.

Necesito una tregua, una tregua infinita porque no soy capaz de contestarte.
No puedo atar una cuerda a una piedra y el otro extremo a mí y tirarnos juntos al mar para ahogarnos, porque no me gusta no poder respirar, necesito seguir en el barco, aunque sea sola. Puedo acostumbrarme a estar sin ti, pero no puedo acostumbrarme a no respirar.

3 comentarios:

  1. que bonito! me gusta :)
    es genial esta parte:
    Necesito una tregua, una tregua infinita porque no soy capaz de contestarte.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, sinceramente, es que escribes genial. Si hiciera una lista de blog favoritos (que quizá haga más adelante) te añadiría.
    Me encanta lo de "Tu me pides que te quiera, yo te pido que no me pidas eso, porque es lo único que no puedo darte, y lo sabes, lo sabes pero lo olvidas y me lo vuelves a pedir."
    Un beso, pasate:

    http://www.carpediemenestadopuro.blogspot.com/
    http://www.sunisupincalifornia.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Follow me